Posibles causas del SIBO: Todo lo que necesitas saber

causas sibo
20 min tiempo de lectura

Posibles causas del SIBO: Todo lo que necesitas saber

¡Tenemos nueva entrada en el blog! En estas semanas hemos hablado de diferentes alimentos, por ejemplo, por qué debes consumir huevo habitualmente. Pero hoy nos centraremos en el intestino delgado, y en las posibles causas del SIBO. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el SIBO?

El sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado, más conocido como SIBO (por sus siglas en inglés), es una condición que afecta a muchas personas hoy en día y puede ser causada por una gran variedad de factores.

Produce muchas molestias digestivas, especialmente hinchazón abdominal, gases, dolor o retortijones y diarreas o estreñimiento; los cuales afectan gravemente a la calidad de vida de la persona.

Principales causas del SIBO

En este artículo, exploraremos las diferentes causas de SIBO, con el fin de ayudarte a entenderlo mejor y saber cómo puedes prevenirlo o tratarlo.

Intolerancias alimentarias

Las intolerancias alimentarias pueden ser tanto una causa como una consecuencia. Cuando el cuerpo no puede digerir y absorber adecuadamente ciertos alimentos aumenta la cantidad de bacterias que aprovechan para fermentarlos. A su vez, el SIBO puede dar lugar a intolerancias alimentarias, ya que la presencia de bacterias adicionales puede dañar la pared intestinal e interferir con la digestión normal de estos.

No masticar bien la comida

La masticación es una parte esencial del proceso de digestión. Cuando no masticamos bien, los alimentos llegan al estómago e intestino en trozos más grandes de lo normal, lo que puede dificultar la absorción de estos y dar lugar a un sobrecrecimiento bacteriano que producirá gases por la fermentación de estos alimentos.

Hábitos no saludables

Los malos hábitos, como el sedentarismo, la alimentación inadecuada, el tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol pueden dañar el sistema digestivo y dar lugar a disbiosis intestinales, entre otras consecuencias.

Problemas del estómago y la vesícula biliar

El ácido estomacal o ácido clorhídrico, por su pH, juega un papel crucial en la digestión de los alimentos y la regulación de bacterias, ayudando a mantener un equilibrio saludable en el intestino.

La presencia de Helicobacter pylori produce una hipoclorhidria que nos lleva a un desequilibrio del punto anterior. Además, si la vesícula biliar no está funcionando correctamente, no solo vamos a tener una alteración en la digestión de grasas, sino que perdemos la oportunidad de que estos jugos biliares actúen como antibiótico natural que regula nuestra flora intestinal.

Problemas del páncreas y motilidad intestinal

La falta de enzimas digestivas producidas por el páncreas y problemas en los movimientos intestinales que mantienen a las bacterias en su sitio pueden ser factores causantes del SIBO. Para ello será importante tener muy en cuenta el timing de las comidas, de forma que nuestro tubo digestivo pueda repararse y limpiarse entre ellas.

Intoxicación alimentaria o gastroenteritis

Si has tenido recientemente una de estas afecciones, es posible que estés en riesgo de desarrollar SIBO.

Baja inmunidad

Si tu sistema inmunológico está debilitado, puede ser más difícil para tu cuerpo mantener un equilibrio saludable de bacterias en el intestino delgado.

Padecer otras enfermedades

Otras afecciones, como la enfermedad celíaca y los problemas de tiroides, pueden interferir en el proceso de digestión normal y terminar derivando en SIBO.

Estrés y ansiedad

Existe una relación muy estrecha entre el cerebro y el intestino, de forma que vivir en un estado de estrés permanente nos enferma a muchos niveles, entre ellos a nivel digestivo.

Tomar medicamentos en exceso

El uso excesivo de ciertos medicamentos, como los antibióticos, los antiácidos y los antiinflamatorios dañan la mucosa o pared del tubo digestivo desregulando el equilibrio.

Asesoramiento nutricional en Tarragona

¡Aquí finaliza nuestro post con las principales causas del SIBO! Pero es importante recordar que son solo eso: posibles causas. Cada persona es diferente y lo que puede causar SIBO en una persona puede no ser lo mismo que en otra. 

Por eso es fundamental trabajar con profesionales de la salud para identificar y tratar adecuadamente cualquier problema de salud que pueda estar experimentando.

Si crees que necesitas ayuda, ¡no dudes en escribirme!

📲 644 38 23 29 (WhatsApp disponible)

✉️ claudiamg.nutricion@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *